Páginas vistas en total

19 feb. 2012

Alma de niña










Un poema de mi autoría,
dedicado
con mucho cariño
a una dulce amiga y niña.





Alma de niña

Un cofre de oro me haz obsequiado,
cada lingote es tan apreciado,
cada uno son tu risa y cariño inmensos
cuyo brillo y textura son tan intensos.

Alma de niña, espíritu puro y sano,
delicada ternura que aprecio tanto,
cuando caigo me brindas tu apoyo y tu mano,
bondad absoluta cual gran artesano.

Cofre divino, es oro tu corazón,
sonríes aun cuando sientes dolor,
flor de eterna primavera de jazmín,
endulzas mis días cual espléndido jardín.

Alma de niña, cofre de oro,
te guardo tranquila en mi corazón,
noble cortesana mi amiga del alma,
tu amistad sincera es para mí un honor.

Dulzura y nobleza como el alba
comienza con relucientes destellos,
hasta iluminar, mi niña, el inmenso cielo.

Pili González
(Piliveryblue)


En el patio de mi escuela






Los días felices de escuela, un gratísimo recuerdo
que guardo en mi corazón.
De mi humilde autoría con cariño.




En el patio de mi escuela

En el patio de mi escuela
me encanta ir a jugar
con mis amigas a la cuerda
que me regaló mi papá.

En el patio de mi escuela,
con mis amigas voy a corretear,
de un lado a otro muy alegres,
nos divertimos y felices a gritar.

En el patio de mi escuela,
ideal también para descansar,
y tomar mis sagrados alimentos
que con cariño preparó mi mamá.

En el patio de mi escuela,
me dispongo también a estudiar
y obedecer a mi maestra
para sacar un primer lugar.

En el patio de mi escuela,
se encuentra izada mi bandera Nacional,
cuando la miro, con mi mano en el pecho
con respeto y orgullo llego a saludar.

En el patio de mi escuela,
todo ahí es espectacular,
donde tengo muy bellos recuerdos
y me hacen muy alegre regresar.

Pili González
(Piliveryblue)


17 feb. 2012

La hormiguita obediente




Una reflexión sobre la obediencia
encarnada en una hormiguita.
De mi autoría este humilde poema
con moraleja.










La hormiguita obediente 

 Era una hormiguita muy amable,
hacía amigos mientras trabajaba,
a todos ayudaba y con todos platicaba,
¡Ah! Y era muy obediente y afable.

Ve y trae esto
anda y lleva lo otro,
mira lo que hay en el cesto,
llévale esto a Poncho.

Reconstruye este muro,
ahora construye otro,
tira este túnel viejo
levántalo de nuevo.

Un día, una envidiosa la observaba,
-ésta, a todos escucha y obedece,
la engañaré para que haga mal los quehaceres
y hablaré mal de ella, hasta que la echen-.

Y la envidiosa se dio a la tarea de engañarla,
y a la vez, hablaba muy mal de ella,
la hormiguita después se dio cuenta de lo que pasaba
y avergonzada salió de su nido sin dejar huella.

Tras días de buscarla, un día enferma la encontraron,
la llevaron con delicadeza de regreso a casa,
la cuidaron y alimentaron hasta verla sana,
la reina le dijo que por no hablar, todas se preocuparon.

-No hagas caso ni supongas por las apariencias,
abusó de ti por obediente y tu nobleza,
lo que sembraste dieron los mejores frutos que te esperan,
recuerda siempre, bien te conocemos y ésta es tu cosecha.

Con esto aprendió y siempre lo ha de recordar,
que fue conocida y querida por su nobleza y por obediente,
siempre que se hace un bien y no un mal,
para ser obediente, hay que ser también muy prudente.

Pili González
(Piliveryblue)

Gravita en mis versos ( A mi nietecita)




Humildes versos de mi autoría dedicados
con mi gran amor a mi nietecita.





Gravita en mis versos
(A mi nietecita)
Gravita en mi pecho ansioso
ecos de amor y ternura
ante bendita criatura
que Dios nos manda dichoso.

Pronto aflorará tu vida
como pétalo de rosa,
mi nietecita preciosa
nos impregnarás de dicha.

Gravita en mi verso ansioso
estelas de algarabías
se funden con alegrías
en mi corazón tan loco.

Pronto abrirás tus ojitos
radiantes cual lunas llenas,
tu aliento fluye en mis venas
al colmarte de besitos.

Gravita en mis emociones
mi gran amor por mi niña,
te protegeré mi vida
con tantas satisfacciones.

Pili González
(Piliveryblue)