Páginas vistas en total

3 dic. 2011

La ranita y el charco





Un poema de mi humilde autoría,
con una moraleja.




La ranita y el charco

Era una linda y solitaria ranita,

que encontró un lindo charco,

pero solo había viboritas

y la ranita entonó un canto.


Se mojaba las manitas

y fuertemente cantaba,

llamando a las demás ranitas,

y al charco se amontonaban.


Su triste canto consistía,

que se encontraba muy solita

requiriendo de compañía,

su charco lo compartía.


Las ranitas se quedaron

las viboritas se alegraron,

ya tenían en su charco,

abundante y suculentos platos.


Con esto quiero, con respeto decir,

que por muy bonito sea un lugar,
peligros y problemas podrían sufrir,

a lo desconocido, primero indagar.


Piliveryblue
(Pili González)

Érase una tarde



Un cuento corto de mi humilde autoría
sobre una niña enferma.








Érase una tarde

Érase una tarde de frío invierno,
una dulce niña oía un cuento,
se trataba uno de ángeles en el cielo
y se imaginaba un paraíso tan bello.

Su mamá, quien amorosamente le leía,
y, en cada pausa, le acariciaba su precario cabello,
día a día su mamá le leía y le bendecía
y al quedar la niña profundamente dormida,
la cobijaba con sabanas de satín, lana y terciopelo.

Esa tarde, al terminar de escuchar el cuento,
la niña le preguntó –mamá, ¿los ángeles tienen alas?-
le contestó suavemente –hija querida,
no todos los ángeles tienen alas
los que nos guían, se les llama de la guarda,
los que nos confortan, se les llama padres,
los que nos alegran y hacen compañía,
son los que llamamos verdaderas amistades,
y, los que con Dios nos llevan, esos, hijita mía,
son los que tienen alas-.

-Mamá, no llores, tú eres mi ángel muy especial
y eres mi consentida, pues siempre me cuidas,
ya estoy muy cansadita y Dios me ha visitado,
lo sabes, me dijo que me llevará al cielo cargadita,
y, allá podré ya caminar, correr y nada me dolerá,
que éste cuerpecito enfermito, polvo será
y es por eso que con su Gracia me bendecirá,
solo cierro mis ojitos, tú y yo, así abrazaditas,
imagino cómo sería caminar y jugar contigo-.

Y así cerrando sus dulces y cansados ojitos,
se fue yendo, se fue soltando poco a poquito,
llenándose el ambiente de aromáticos jazmines
y con una sonrisita en sus labios, junto con su madre
se fueron a jugar a lado de Dios, en sus amplios y bellos jardines.

Érase un atardecer de un frío invierno,
que una dulce e inválida huerfanita,
alcanzó a su madre en el cielo,
y dicen por ahí, que todavía se escucha su sonrisita
en una rosada habitación de un viejo templo.

Piliveryblue
(Pili González)